Beneficios Impactantes del Aceite de Oliva

Protege el cerebro

Como los polifenoles del aceite de oliva combaten el estrés oxidativo, también protegen el cerebro. Esto se debe a que el estrés oxidativo puede dañar las células nerviosas, o neuronas, causando potencialmente el deterioro cognitivo y allanando el camino para condiciones como la enfermedad de Alzheimer.

¡Descubre la mejor página web sobre olivas caseras, para que disfrutes de una mejor salud!

El polifenol más abundante en el aceite de oliva es la oleuropeína, que se encuentra principalmente en las aceitunas (frente a otros alimentos) y, por tanto, en el aceite de oliva. Y eso es una buena noticia, porque la oleuropeína tiene un efecto neuroprotector -es decir, puede proteger a las neuronas del daño- gracias a sus propiedades antioxidantes. Pero toma nota: el AOVE tiene más polifenoles que su homólogo refinado, ya que este último está más procesado.

Promueve la salud de los huesos

Cuando piensas en la salud de los huesos, lo más probable es que el aceite de oliva no sea uno de los primeros ingredientes que te venga a la mente, pero debería. Los polifenoles de la aceituna pueden aumentar la producción de osteoblastos (células constructoras de hueso) y disminuir la formación de osteoclastos (células disolventes de hueso).

En un hueso sano, la actividad de estas células está equilibrada, lo que significa que las células óseas viejas se sustituyen continuamente por otras nuevas. Pero a medida que se envejece, la actividad de los osteoclastos aumenta de forma natural.

Esto aumenta el riesgo de desarrollar osteoporosis, una enfermedad caracterizada por huesos débiles y frágiles. Dicho esto, al impulsar la producción de células formadoras de hueso mediante, por ejemplo, el consumo de aceite de oliva, los polifenoles de las aceitunas y el aceite de oliva actúan para preservar la masa ósea y la densidad mineral ósea, ayudando así a evitar la osteoporosis o cualquier debilitamiento de los huesos.

Por cierto, asegurarse de consumir una buena cantidad de hongos también puede ser beneficioso para los huesos, ya que toda la vitamina D que contienen los hongos puede favorecer la absorción del calcio.

Ayuda a la salud del corazón

La dieta mediterránea también ha recibido el sello de aprobación de la Asociación Americana del Corazón. Esto se debe en parte a que este estilo de alimentación se centra en el aceite de oliva, que está repleto de nutrientes beneficiosos para el corazón, como las grasas monoinsaturadas.

Este tipo de grasa “buena” es el aceite de oliva puede promover ritmos cardíacos y niveles de colesterol en sangre saludables. En concreto, las grasas monoinsaturadas ayudan a reducir el colesterol LDL (“malo”). Esto es digno de mención porque los niveles altos de colesterol LDL aumentan el riesgo de enfermedades del corazón.

¿Necesita más razones para amar el aceite de oliva? Los polifenoles del aceite de oliva protegen el colesterol LDL del estrés oxidativo. Ahora, sé lo que estás pensando: ¿No acabas de decir que el colesterol LDL se considera “malo”? Sí. Verás, el objetivo no es deshacerse totalmente del colesterol LDL, sino mantener tus niveles bajos y dentro de los límites recomendados.

También es importante cuidar el colesterol LDL que se tiene para mantener la salud, y ahí es donde entra el aceite de oliva. Los antioxidantes del aceite de oliva combaten el estrés oxidativo. Esto es clave porque el colesterol LDL que ha sido expuesto al daño oxidativo puede aumentar la inflamación y promover la aterosclerosis (arterias obstruidas).

Posibles riesgos del aceite de oliva

En general, no hay grandes riesgos asociados al aceite de oliva, excepto si se tiene un problema de malabsorción de grasas. La malabsorción de las grasas, es decir, la incapacidad de digerirlas correctamente, provoca esteatorrea (heces aceitosas) cuando se consumen alimentos grasos como el aceite de oliva.

Entre las posibles causas de la mala absorción de grasas se encuentran las enfermedades hepáticas, el sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO) o las enfermedades pancreáticas. En este caso, querrás hablar con tu médico para determinar la cantidad de aceite de oliva que puedes consumir, si es que lo haces.

Related Posts

Add Comment