Datos curiosos sobre el Parto

“Este es un mito muy bonito que no tiene apoyo científico”, dice el ginecólogo. “Un estudio estaadounidense incluso había demostrado lo contrario”, señala. De hecho, según un estudio publicado en junio de 2015 en la revista Nursing Research, la luna no influye en el número de nacimientos ni en los ingresos hospitalarios. “La luna es inocente. No tiene nada que ver con el número de hospitalizaciones, ni siquiera con el número de accidentes automovilísticos, la menstruación, los episodios depresivos, el comportamiento violento y la actividad delictiva”, dice Jean-Luc Magot, profesor de la Universidad de California (Los Ángeles).

Entonces, ¿de dónde viene esta creencia popular a pesar de la evidencia científica? “La gente tiende a interpretar la información de una manera que confirma las creencias e ignora los datos que los contradicen”, dice el autor del estudio.

Cruzar las piernas embarazadas causaría un parto con el cordón alrededor del cuello del bebé

Esta creencia se ve a menudo en los foros, donde las madres ansiosas se preguntan si cruzar las piernas puede afectar el nacimiento. Para el especialista, “cruzar las piernas no influye en la posición del cordón ni en el nacimiento”.

Las relaciones sexuales pueden desencadenar el parto

“No es un mito”, confirma el Dr. Ghada Hatem. “Hacer el amor puede desencadenar el nacimiento, o al menos causar contracciones debido a las prostaglandinas contenidas en el semen.” Las prostaglandinas son hormonas derivadas de ácidos grasos insaturados que se encuentran en muchos tejidos del cuerpo. La hormona causaría que los músculos lisos del útero se contraigan y aceleren el trabajo de parto. Sin embargo, se requeriría una cantidad muy grande de prostaglandinas para causar contracciones. Las mujeres embarazadas pueden tener relaciones sexuales todo lo que quieran, siempre y cuando el médico no haya emitido ninguna contraindicación.

Si el ginecólogo dice que esta creencia es cierta, un estudio realizado en 2012 contrarresta sus afirmaciones. Investigadores de la Universidad de Malaya en Indonesia no han encontrado ninguna relación causal entre las relaciones sexuales y el inicio del parto. Creen que “las mujeres que tuvieron relaciones sexuales al final de su embarazo no dieron a luz más rápido que las que se habían abstenido de tener relaciones sexuales”.

Una dieta adecuada permite “elegir” el sexo del niño

“La comida dulce o salada influiría en el pH de la vagina, por lo que permitiría seleccionar más espermatozoides de un sexo. Esta es la tesis del Dr. Papá, pero las cifras no son obvias”, dice el Dr. Ghada Hatem. Para tener una hija, tendrías que tener una dieta rica en calcio y magnesio. Para un niño, tendrías que tener una dieta rica en sodio y potasio. Más recientemente, la start-up MyBubelly, especializada en “coaching conception”, ofrece una dieta para “elegir” el sexo del bebé. Sin embargo, no se han realizado estudios para determinar si este tipo de dieta es efectiva.

Ser demasiado deportivo hace que el parto sea más difícil

“Ser atlético te permite tener buenos abdominales y músculos. Lo que es interesante para empujar. Por otro lado, se puede tener un perineo ligeramente tonificado, lo que podría hacer necesaria una episiotomía”, dice el Dr. Hatem.

La episiotomía se define como una incisión en la piel, la mucosa vaginal y el suelo muscular durante el parto vaginal. Evita que el esfínter se vea afectado y que el perineo sufra múltiples lesiones difíciles de tratar posteriormente.

Las mujeres embarazadas a menudo tienen un deseo por las fresas

“No queremos fresas más que nada. Por otro lado, tenemos repugnancia, o nuevos sabores, a veces bastante banales y mucho menos exóticos que las fresas en febrero”, dice el Dr. Hatem, quien confirma que el deseo de tener fresas durante el embarazo es un cliché.

“Pickles and ice cream”, un estudio publicado en 2014 en la revista Frontiers in Psychology fue realizado por dos investigadores de psicología de la Universidad de Albany (EE.UU.). Los especialistas han explorado formas de explicar los deseos repentinos de las mujeres embarazadas. Estos incluyen el papel de las hormonas, o el efecto farmacológico (curativo) de los ingredientes deseados. Por ejemplo, algunas mujeres quieren cierto alimento porque alivia las náuseas.

Related Posts

Add Comment